• Tudor se hace grande

    Tudor se hace grande

    Tudor  ha ampliado este año la línea de relojes que de su buque insignia, Black Bay, con un reloj con una de las complicaciones más útiles para el mundo globalizado: el doble huso horario. El reloj Black Bay GMT ha nacido este año y ha sido nominado en el Gran Prix d’Horlogerie de Genève en la categoría Challenge, es decir, la categoría que premia los relojes suizos por debajo de los 4.000 CHF.

    El despertar de Tudor ha sido glorioso. Tras estar durante décadas a la sombra de Rolex, resurgió como ave Fénix en 2005 y en 2015 comenzó a equipar sus relojes con calibres propios. Aunque esta relación con su hermana mayor no siempre perjudicó a Tudor.

    El nuevo reloj Black Bay GMT ha tenido una excelente acogida entre los seguidores de la marca por varias razones. Una de ellas es la incorporación de la función GMT, una complicación bastante útil, pero además porque Tudor sigue rememorando su historia y revisitando modelos antiguos y, en una era en la que los relojes vintage están de moda, desde luego que es un plus añadido. Concretamente, el Black Bay GMT rescata la esfera de los relojes de submarinismo de Tudor de la década de los 50.

    La caja del nuevo reloj de buceo con función GMT de Tudor es de acero de 41 mm con bisel giratorio bidireccional con el disco de aluminio anodizado en burdeos y azul, en tonos mate. Este disco está  grabado con la escala de 24 horas.

    El tubo de la corona es por vez primera de acero satinado para que armonice con el acabado de la caja.

    El reloj Black Bay GMT es hermético hasta 200 metros, es decir, tiene el doble de hermeticidad que la primera referencia de buceo de Tudor.

Comparte esta noticia en tus redes